Ceremonia de cacao crudo. Una planta maestra que nos conecta con el corazón

Desde tiempos ancestrales, la planta del cacao (Theobroma cacao) se ha reverenciado como planta medicina utilizada en rituales sagrados por los Mayas y los Aztecas. Theobroma significa en griego el “alimento de los dioses”.  

Mi experiencia con el cacao como planta maestra

Hace unos cuatro años conocí el uso ceremonial del cacao crudo en Berlín a través de las maravillosas facilitadoras Ruby May y Melissa Alma Omega. Allí conocí los suaves pero poderoso efectos de esta planta maestra y desde entonces forma parte de mi vida.

Lo he tomado en ceremonia en muchas ocasiones yo sola o con amigos y también he guiado ceremonias con grupos, y siempre me conecta con la parte más intuitiva, creativa y sabia de mi ser y, además, consigue de forma sutil abrir grietas amorosas en los muros de protección que a menudo construyo a mi alrededor.

El espíritu del cacao me invita a sumergirme en mi propia danza y moverme libremente con la música, así como a experimentar la quietud y escuchar más claramente la voz de mi intuición. Me ha ayudado a tratarme con más respeto y amor, a encontrar espacios donde mi mente se relaja y dejar de ir a mil por hora. Me hace sentir más a gusto en mi propia piel.

Deseo que otras muchas personas experimenten esas sensaciones, y por eso quiero incluir la medicina de esta poderosa planta en los talleres que organizamos: Escuchar a la naturaleza en la Incertidumbre.

Historia del cacao

Las primeras evidencias de su cultivo datan de entre el 1000 y 600 a.C en Honduras y posteriormente en Belice. Y de allí se fue expandiendo a México y toda Centroamérica.

En sus libros, los mayas describen diversas formas de elaborar y perfumar la bebida: más líquido o más espeso, con más o menos espuma,  añadiendo miel, maíz o chile picante…

Los mayas creían que el fruto del cacao tenía poderes mágicos, y por esta razón los sacerdotes lo emplearon en rituales religiosos y en curaciones.

La cultura azteca fue la continuadora de esta tradición, para ellos el cacao era un regalo de los dioses y sólo bebían chocolate los miembros de la élite: la casa real, la nobleza, los grandes mercaderes y los guerreros. Los aztecas sabían que una taza de xocolatl eliminaba el cansancio y estimulaba las capacidades mentales. Para ellos, era una fuente de sabiduría espiritual, energía corporal y potencia sexual.

Al llegar los españoles a América en el siglo XVI, probaron por primera vez esta bebida que llegaría tiempo después a las cortes de España, donde causaría un furor total.

Mujer azteca preparando bebida de cacao
En el Códice Tudela del siglo XVI, los aztecas ilustraron escenas de mujeres vertiendo cacao líquido de un recipiente a otro para conseguir espuma.

Cacao crudo ceremonial

Existen numerosas variedades de cacao que se clasifican en tres grupos botánicos: Criollo, forastero y trinitario. La variedad criollo es la que más propiedades de la planta silvestre conserva, y es la más delicada frente a las plagas. La variedad forastero es la que se produce para la gran producción en masa (más del 80% de la producción mundial) y ha perdido gran parte de las propiedades medicinales. La variedad trinitario es el híbrido entre la variedad criollo y la forastero.

Para el uso ceremonial se utiliza la variedad criollo de cultivo orgánico, preferentemente proveniente de pequeñas producciones familiares, se prepara de forma especial y se toma en una dosis mayor de lo que sería una taza normal. La intención de la ceremonia, estar muy presente y crear un espacio sagrado es lo que hace que la experiencia sea muy diferente a “tomarse chocolate a la taza”.

Se le llama cacao crudo (raw cacao) porque en su elaboración no se emplean altas temperaturas como sí se usan para hacer chocolate, por lo que mantiene sus propiedades medicinales.

Frutos del árbol de cacao o cacaotero

Los efectos físicos del Cacao

El cacao crudo contiene muchas más propiedades que el chocolate, al no haber sido procesado a altas temperaturas, al haberse separado todavía la manteca de cacao y al no contener azúcar ni leche.

Aumenta la circulación sanguínea periférica y se nota un efecto claro en la zona del corazón. Es energetizante y revitalizante, aumenta la sensación de bienestar. Produce un cierto estado ampliado de conciencia y de percepción sensorial, perfecto para el trabajo interior y la sanación.

El Theobroma Cacao, contiene un 1,2% de teobromina, y más de otros 300 compuestos: anandamida (ananda en sánscrito significa dicha o felicidad), arginina, dopamina, 6 histamina, magnesio o serotonina… que le otorgan los efectos antidepresivos y antiestrés que ya conocemos del chocolate, pero mucho más potentes.

Posibles efectos adversos del cacao crudo

Se desaconseja tomar cacao crudo en dosis ceremonial a personas que toman antidepresivos o tienen problemas de corazón. Al tomar cacao en altas dosis, es posible que aparezcan síntomas de malestar en el estómago o dolor de cabeza, que se alivian bebiendo agua. De hecho, es recomendable tomar agua durante y sobre todo después de la ceremonia para evitar una posible deshidratación.

Además el cacao puede ser muy perjudicial para los perros y otros animales, así que cuidado con dejarlo a su alcance.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: